Domingo 26 de Marzo de 2017 - 09:57hs. - República Argentina Edición # 1626

Revista #64 Diciembre 2014 > Politica Nacional

DEMOCRACIA POLÍTICA VERSUS CORPORACIONES


Por Lautaro González

Diciembre oficia de catapulta para un 2015 que promete ser crucial en la disputa por la continuidad democrática argentina frente al avance de la destitución punzante del proyecto financiero agroalimentario exportador. En este último número ponemos en discusión la matriz productiva nacional y los desafíos por superarla desde la intervención del Estado nacional. Son los nuevos desafíos que debe abordar una generación política que continúa el crecimiento al calor del peronismo.       

Parte del show business televisivo de los grandes medios plantean la política con el siguiente dilema: “la grieta” orquestada y profundizada por el kirchnerismo durante 2014 debe reducirse el año que viene como sea. Esto se traduce, antes de las fiestas navideñas, en spots televisivos y radiales, sumado a las editoriales domingueras de Clarín y La Nación, donde el discurso parece ser multitudinario, sentimentalista, y desde el sentido común de la ciudadanía fogonea los intereses particulares de las grandes corporaciones mundiales. 

Poco importa el relieve de los temas importantes de la Argentina del siglo XXI: inseguridad y corrupción, ambos estandartes de la agenda política de la oposición, parece ser lo único que importa. Como antídoto para los oídos sordos de su público cautivo, recordamos que la Organización Mundial de la Salud  (OMC) acaba de publicar un informe acerca de la violencia en el mundo. El mismo revela que nuestro país se encuentra en el top 5 de los países menos violentos. Además la tasa de homicidios en América Latina y el Caribe según la última medición de 2012 es de 28.5 por cada 100.000 habitantes, mientras que en Argentina se reduce a 6 por cada 100.000. Durante todo ese año la cantidad fue de 165.617, el 75% de ellos cometidos con armas de fuego.

Tampoco se esconde el problema. Así y todo, el gobierno continúa en la senda de la unidad latinoamericana y la profundización en la organización de los diversos organismos creados como la UNSASUR, MERCOSUR o CELAC. Instituciones que impulsan la política a fin de resolver no solo los problemas económicos estructurales de la región sino promover una posición estratégica que contenga la identidad de todos los pueblos latinoamericanos y obtener así mayores grados de autonomía y justicia social ante las grandes potencias internacionales.

Para el 2015 el debate gira entonces en la puja entre el fortalecimiento de las democracias criollas y la injerencia del poder de las corporaciones que tienen a los medios de comunicación como punta de lanza. Es la política versus el desenfreno de alianzas huecas que ya llevaron a la Argentina hacia el abismo. Es el poder de los medios concentrados que, tras bambalinas y agazapados, preparan los titulares de los matutinos para destronar a los gobiernos elegidos por el pueblo. Prueba de ello es lo sucedido en la crisis del 2001: condescendientes con Fernando de la Rúa, condicionantes con la seguidilla de presidentes hasta 2003, y hostigadores a ultranza con la primera Presidenta mujer en Argentina. Eso si, amigos de los mercados, siempre.  

La sed de los caballos del comisario

En la Argentina de 2015 se juega mucho más que una elección: claramente hay dos modelos, el proyecto nacional y popular de continuidad latinoamericana encarado desde el trasvasamiento generacional de CFK ante otro, que muestra fisuras en su plataforma política y mira más los intereses foráneos que las necesidades del pueblo. Es el modelo Clarín al que le cuesta definir sus candidatos porque ninguno es tan presentable como quisiera y a veces dan vergüenza ajena.

Por un lado Mauricio Macri despotrica contra la política de derechos humanos llamándola “curro“, mientras, Sergio Massa se acerca al vedetismo mediático para sumar más adeptos y enuncia que si fuese elegido presidente no vivirá en Olivos para no alejarse del pueblo. Lo hace cómodo desde un country privado de Tigre. Con estas actitudes y declaraciones el esfuerzo del modelo Clarín es enorme: tiene la tarea de encausar a sus caballos ya que siempre corren el riesgo de irse al pasto.

Si de analizar al poder judicial se trata, este modelo encontró un nuevo aliado: el juez en lo Civil y Comercial Horacio Alfonso le otorgó a Héctor Magnetto una medida cautelar para evitar la adecuación de oficio a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual promovida desde el AFSCA. Pensar que desde el 2009 el Congreso Nacional aprobó la norma y el grupo siempre encuentra un as bajo la manga. Los caballos no se cansan, será porque no viven solo del agua.

31 años de democracia y nuevos desafíos

Las nuevas utopías en el siglo XXI son parte de una generación de principio de milenio que levanta nuevamente las banderas de Bolívar, San Martín, Yrigoyen y Perón. Muestra los dientes si ve tocado los intereses de la patria grande y se anima a discutir el principal desafío: la profundización del modelo. ¿Qué es profundizar el modelo?, ¿es el sueño de la revolución socialista, del peronismo revolucionario setentista, el de los fierros?, ¿son las herramientas con que se recuperó la democracia en los ochenta?, ¿es la resistencia de los noventa o el legado kirchnerista de restauración económico y social de hoy?. Al parecer es la síntesis de todas esas experiencias populares con el plus de revalorizar la democracia y poner en discusión qué tipo de sociedad le dejaremos a las futuras generaciones.

En este número realizamos advertimos que la profundización del modelo también pasa por transformar el tipo de matriz productiva nacional. Para ello entrevistamos a Gabriel Merino, referente de CONAPLA e impulsor de MINAC a fin de comprender la necesidad de discutir el comercio exterior y el desarrollo de las industrias estratégicas impulsadas desde el Estado como garante efectivo de la patria soberana y el pleno empleo.

En cuanto a las posibilidades para diciembre de 2015 asoman algunas opciones con sus contradicciones características. Y cada candidato se pondrá el saco que le quepa. Continuidad reflexiva, el abismo o la vuelta a las recetas neoliberales ya vividas.

El acompañamiento popular del pasado 13 de diciembre en Plaza de Mayo tiene su correlato en la imagen positiva de más del 40% que obtiene la Presidenta en las encuestas: “la historia nos muestra que hay dos proyectos de país. No es sectarismo, no es discurso único; es leer la historia”, afirma Cristina Fernández de Kirchner.

Luego del legado kirchnerista, el peronismo, como el movimiento de masas más importante de Latinoamérica, tiene la obligación de impulsar la unidad programática de los trabajadores y las organizaciones libres del pueblo. Debe fortalecer el esquema rizomático “que florezcan mil flores” inaugurado por el propio Néstor Kirchner de forma revolucionaria y a contracara del propio peronismo.

Antes que se marchiten, las flores deben contagiar a los que todavía piensan que la estabilidad alcanzada es fruto de un esfuerzo individual y no de un proyecto integrador de construcción estratégica. Los trabajadores y la juventud son el legado más importante de esta última década. Ahí es donde se necesita fortalecer los cimientos que puedan continuar con lo realizado hasta ahora a fin de poder develar el carácter profundizador del proyecto. 

COMENTARIOS (0)

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.