Domingo 26 de Marzo de 2017 - 09:56hs. - República Argentina Edición # 1626

Revista #11 Noviembre 2007 > Politica Nacional

¿QUÉ SISTEMA DE PARTIDOS TENDRÁ LA ARGENTINA?

Tras las elecciones el sistema de organización política va tomando forma. El peronismo k aparece como el eje de un nuevo espacio político de centroizquierda. La pésima elección de la derecha, las dificultades de Carrió para ser alternativa y el rol de Macri de cara al 2011.


Por Federico Martelli

El mapa político tras las elecciones

Durante 50 años nuestro país tuvo, como le gusta decir a Cristina Fernández de Kirchner, dos grandes partidos “nacionales, populares y democráticos”, que sostenían el bipartidismo a partir de representaciones diferenciadas de clase, ideología y territorios.

Estos partidos estaban caracterizados por ser organizaciones con cuadros políticos formados en las universidades públicas y en los partidos, militantes y adherentes.

La UCR, el partido centenario de matriz  individualista-racionalista representó históricamente a los sectores del agro, (pequeños y medianos) y a los sectores de clase media urbana (profesionales, comerciantes, etc.).
El peronismo, organizado luego en Partido Justicialista, de matriz humanista social cristiana, representó a los sectores industriales (pequeños y medianos) en alianza con los sectores del trabajo y los gremios.

Existía un tercer partido, que no era ni nacional, ni popular ni democrático, el Partido Militar-Eclesiástico-Oligárquico, que pese a no ganar ninguna elección gobernó en reiteradas oportunidades nuestro país.
Entre el final del alfonsinismo y el comienzo del menemismo se producen cambios fundamentales en la estructura económica de la argentina.
El gran capital financiero gana la conducción de ambos partidos y subordina a los actores históricos de los mismos e impone una nueva lógica de organización, donde el Partido y las políticas públicas están dirigidos por Cuadros formados en empresas y universidades privadas, hay candidatos (gente conocida, de buena imagen y poca militancia), medios de comunicación y votantes.   

De ahí en adelante, la crisis de ambos partidos era sólo cuestión de tiempo, ya que tarde o temprano la ciudadanía vería los problemas prácticos de tener dos partidos que representan absolutamente lo mismo en materia de política económica, inserción en el mundo, derechos humanos y sociales, etc.

Con el ascenso de Fernando De la Rúa al gobierno, muchos creyeron que llegaba la alternativa a las políticas neoliberales de Menem. La realidad fue un cachetazo para todos los argentinos. Incluso a tal punto llegó el mimetismo entre ambos partidos que hombres clave, sobre todo de la política económica, militar, exterior y educativa, eran los mismos para cualquier gobierno que viniera.

El 19 y 20 de diciembre de 2001 representó el hartazgo con la política neoliberal y sobre todo con la representación política de este modelo: El PJ y la UCR.

El resultado lógico de esto fue la fragmentación de los partidos y la dispersión y desorientación de sus dirigentes.
Nacieron Acción por la República, Recrear, Compromiso para el Cambio, ARI, Partido de la Victoria y un sin número de partidos menores o provinciales. En cada uno se podía encontrar radicales o peronistas. Muchos de estos dirigentes van de uno a otro sin saber bien cuál es su lugar o a qué o a quiénes se pretende representar.
Frente a esta realidad aparecen dos caminos bien diferenciados. Por un lado, están quienes pretenden la reconstrucción del viejo bipartidismo PJ-UCR  y por otro, los que creen que es tiempo de reconstruir el sistema de partidos pensando en una centroizquierda nacional y popular y una centroderecha liberal.

Es interesante analizar quiénes se encolumnan entre los primeros.
Los desorientados: de bajo nivel de formación no alcanzan a comprender las causas históricas que han llevado a esta situación. Como su principal objetivo es la construcción de poder, más allá del proyecto político, pueden pasar de un extremo al otro. Añoran la reconstrucción del bipartidismo clásico que los contenga.

Los malintencionados: los que saben que es la mejor manera de proteger los intereses del capital financiero y de las mafias enquistadas en las estructuras partidarias.
Ambos coinciden en culpar a Néstor Kirchner por el daño institucional hecho a los partidos.

Sea como fuere, es imposible reconstruir ese esquema simplemente porque los partidos políticos no son más que la representación de la estructura económica y social de una país, y la Argentina que vio nacer al Radicalismo y al Peronismo ya no existe.
Esta implosión del sistema de partidos no implica necesariamente el nacimiento de uno nuevo inmediatamente, sino que evidentemente estamos asistiendo a un momento de transición y, por ende, de confusión.

Peronismo y centroizquierda

Con el triunfo inobjetable de Cristina Fernández comienza a definirse el espacio de centroizquierda nacional y popular aunque con algunas dificultades manifiestas.
El peronismo tradicional representado por los intendentes o los gremios de la CGT no quieren ni oír hablar de centroizquierda; desdeñan la sigla Frente para la Victoria utilizada en lugar de la de PJ y rehuyen aún más de incorporar extrapartidarios, radicales o socialistas.
Por otro lado, los sectores de centroizquierda, intelectuales, radicales K, movimientos sociales, etc., difícilmente acepten integrarse al Partido Justicialista.

Lo curioso es que ambos sectores apoyan al proyecto en marcha y sobre todo ambos sectores se necesitan para ganar una elección. En el medio estaba Kirchner- ahora Cristina-  que debe hacer equilibrio para conducir y esquivar los palos que le tiran (como en cada acto del conurbano en el cual no le paran de cantar la marcha peronista hasta que dice que es peronista). Ella prefiere hablar del “espacio político al que pertenezco”. Evidentemente un espacio en plena construcción en el que aún falta definir muchas cosas.

La centroderecha

El espacio de la centroderecha tiene aun más dificultades para articularse. En primer lugar porque no es gobierno y, por ende, no hay un factor de poder aglutinante. En segundo lugar porque en su seno persistían, hasta esta elección, fuertes discrepancias sobre cómo y con quiénes organizarlo.
 Los sectores claramente derrotados en esta elección son los que propiciaron la construcción de espacios explícitamente de centroderecha, sin las estructuras de los partidos tradicionales. Ricardo López Murphy, Juan Carlos Blumberg, Luis Patti y “1,56% Preparado” hicieron pésimas elecciones.

En cambio, los sectores de la derecha que jugaron desde dentro de las estructuras heredadas del bipartidismo hicieron elecciones más honrosas, como el caso de Roberto Lavagna o Alberto Rodríguez Saá.
Si bien estas tensiones no son de esta elección, -recordemos las fuertes discusiones entre Macri y López Murphy frente a la incorporación o no de “1,56% Preparado” al PRO-, ahora estallaron luego de que sectores peronistas del PRO dijeran en público que no iban a votar por López Murphy.
Pasado el 28 de octubre, queda claro que la centroderecha se organizará necesariamente con sectores heredados del bipartidismo y quizás lo más destacado sea que por primera vez los sectores peronistas o radicales que la conformen estén subordinados a un hombre, como Mauricio Macri, que no viene de ninguno de ambos partidos, sino que es empresario.
Seguramente, para las elecciones legislativas de 2009 haya madurado un frente con el peronismo “potrerista”, el peronismo que acompañó a Lavagna (duhaldista) y los restos de Recrear y el macrismo, siempre con la mirada puesta en el 2011.

Coalición cívica y Elisa Carrió

La Coalición Cívica intentó, con relativo éxito, apoderarse de al menos un sector de los votantes del progresismo (del sector antiperonista) y de un sector de la centroderecha liberal.
Empujada por las grandes empresas periodísticas, hizo una excelente elección en los grandes centros urbanos de la provincia de Buenos Aires y de Santa Fe, pero no pudo extender su performance a otras provincias, ni siquiera a aquellas con fuerte desarrollo de la clase media como Mendoza o Río Negro.

Esta elección, sumada a la del 2005, ha llevado a la CC a ser la primera minoría en la Cámara de Diputados de la Nación. Pero no está claro que pueda pasar de ahí. Tiene la dificultad de ser una fuerza que no resistiría una alianza ni con el macrismo y la centroderecha, ni con el kirchnerismo, sectores que a partir del 10 de diciembre gobernarán la Capital Federal en el primer caso, y la Provincia y la Nación en el segundo, lo que obviamente los catapulta a ser los actores principales de la disputa del 2011.
Quizás la única posibilidad de la CC de meterse en la disputa sea con Hermes Binner, el primer Gobernador Socialista de la historia. Pero ésto depende centralmente de que Cristina Fernández haga un pésimo gobierno y el santafesino rompa los acuerdos con Balcarce 50 y pueda encolumnar tras de sí a sectores K.

Los desafíos de la concertación plural

El final del bipartidismo clásico trae consigo dificultades y oportunidades. Las dificultades están a la vista. Ya ningún sector por sí solo puede ganar una elección y las coaliciones traen fuertes tensiones.
 Sin los votos del radicalismo K y de la centroizquierda, Cristina hubiera ido a segunda vuelta.

A la vez, importantes sectores del peronismo están convencidos de que ni el radicalismo K, ni la centroizquierda, ni los movimientos sociales, son necesarios para ganar una elección, y a lo sumo, los aceptan como furgón de cola. Y aunque los números están ahí, a la vista de todos, es una cuestión más pasional que racional la que divide y fragmenta la coalición de gobierno.

La oportunidad es, sin lugar a dudas, la de terminar con falsas antinomias entre los sectores que quieren para el país más o menos lo mismo.
Socialistas del campo nacional, radicales, movimientos sociales y peronistas tienen hoy la oportunidad de construir un proyecto político común para transformar a la Argentina, liberarla de las cadenas que la atan a la dominación extranjera y desarrollarla económicamente e institucionalmente sobre la base de la justicia social.

COMENTARIOS (20)

Leer todos los comentarios
pckCqmQFpZzSzYVJcwU

9MCJ0x

backlinks

1S2Q0R Enjoyed every bit of your blog post.Really looking forward to read more. Much obliged.

link building

G5OHoc Thanks-a-mundo for the blog post.Much thanks again. Great.

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.