Domingo 20 de Agosto de 2017 - 14:27hs. - República Argentina Edición # 1773


Cumbre de la CELAC: La fuerza de la unidad

Los líderes de los 33 países que la integran debatirán temas clave para la región entre los que se destaca el combate a la pobreza. Será la primera cumbre que se realizará luego de los anuncios de restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.


Por Héctor Bernardo

Durante los días 28 y 29 de enero se realizará en San José de Costa Rica la III Cubre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Este bloque regional integrado por 33 países (sin la  presencia de Estados Unidos ni Canadá) se yergue como una alternativa a la Organización de Estados Americanos (OEA) que ha demostrado su decadencia y su – cuando menos – lenta reacción ante situaciones clave como el golpe de Estado en Honduras.

Entre los muchos temas que se suelen abordar en la Cumbre están: la energía, el desarrollo social, el medio ambiente y la economía. El combate a la pobreza será también uno de los principales temas de agenda en esta reunión.

Esta cubre suma un condimento más, que se trata de la primera luego del anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. El anuncio realizado el pasado 17 de diciembre por los presidentes Barack Obama, de Estados Unidos, y Raúl Castro, de Cuba, fue tomado como un triunfo por todos los países que integran la Celac, que en más de una ocasión habían reclamado el levantamiento del bloqueo que los norteamericanos le imponían a la isla.

La Celac, hija del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y del Caribe (Calc), vio la luz en febrero de 2010, en  México. En aquel momento se fijó como objetivos profundizar la integración en un marco de solidaridad, cooperación, complementariedad y concertación política de los países que la integran. El impulso que le dieron a este nuevo espacio de integración los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Cuba, Fidel Castro, fueron clave para su surgimiento.

En la cumbre que se realizó en Cuba, los países miembros de la Celac declararon a América Latina como zona de Paz y  acordaron “respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones”.

Las potencialidades de la región para poder crecer y tener un desarrollo equitativo son fundamentales. América Latina es la tercera potencia económica a nivel mundial, el mayor productor de alimentos y el tercer productor de energía eléctrica y posee más de 500 millones de habitantes.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños no sólo representa un proyecto de integración económica y política, sino que es la expresión palpable de una reivindicación soberana y democrática de todos y cada uno de los países que la integran.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, en un reportaje que le hizo el diario La República, en Perú, le reprochó a la OEA no haber hecho nada contra el golpe de Estado de 2009 en Honduras y haber actuado como una herramienta del enorme peso hegemónico de Estados Unidos. En la misma entrevista el presidente ecuatoriano manifestó que "es muy difícil reestructurar la OEA desde adentro. Se debe hacer algo nuevo, mejor y nuestro. Y ese es el Celac”.

La Celac llegó para consolidar un cambió de época. Los países al sur del Río Bravo lucharon por su autonomía y lograron concretar este espacio soberano. Cada paso que se de desde aquí en adelante será otro triunfo de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos.