Martes 25 de Abril de 2017 - 07:39hs. - República Argentina Edición # 1656

Revista #57 Septiembre 2013 > Medio Ambiente

MÁS VALE PREVENIR

Claudia Natenzon, doctora en geografía y profesora titular e investigadora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, es además investigadora asociada de FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). En diálogo con Revista2016 la especialista destacó el impacto de las catástrofes naturales, el riesgo y la vulnerabilidad social en la región.


Por Patricia La Nasa

-El Instituto de Geografía de la UBA es reconocido en el ámbito de la investigación científica. ¿En qué consiste su trabajo?

- Tenemos 25 años de trabajo en el Instituto. El programa que dirijo, PIRNA (Programa de Investigación en Recursos Naturales y Ambiente), trabaja las problemáticas ambientales. Nos especializamos en situaciones de catástrofes, causadas por diversas razones.

Comenzamos por las inundaciones. Nos dimos cuenta que necesitábamos una teoría para entender algunas cuestiones, Porqué, inundaciones que se repiten cada 10 años, en lugar de tener cada vez menos impactos negativos tienen más. Esto no tiene lógica en un Estado que toma decisiones de acuerdo a la racionalidad científica, tal cual la situación del Estado moderno. En la convergencia con autores internacionales, encontramos la Teoría Social del Riesgo. También tuvo un papel destacado la vocación de incorporar en la toma de decisiones a los actores sociales. Eran dos caminos separados: el mundo académico, de estudios científicos rigurosos, y FLACSO que abrió la posibilidad de construir conocimiento con actores sociales. Estos dos caminos encuentran en Silvio Funtowicz la intersección de una ciencia nueva: la Ciencia Posnormal. Este es nuestro devenir teórico.

Abordamos catástrofes vinculadas a procesos hidroclimáticos relevantes en nuestro país (sequias e inundaciones). Catástrofes generadas por otras causas como los desastres tecnológicos. Eso nos ha dado un encuadre más abarcativo que el habitual.

 -¿Qué tienen en común los desastres?

- Los desastres tienen una particularidad: en general se los ataca cuando se hacen evidentes. Antes y después se los olvida. Los organismos que actúan durante el desastre no tienen la capacidad de trabajar “el antes y el después”. Las organizaciones directamente vinculadas que actúan en terreno como Defensa Civil, Bomberos y Ejército, no tienen capacidad porque los problemas que originan los desastres no están en los fenómenos físico-naturales. Estos se encuentran en cómo la sociedad se organiza sin desastre, antes de la catástrofe. El escenario de desastre se construye previamente, tiene relación con aspectos de la organización de la sociedad en su funcionamiento cotidiano.

 -¿Por eso las soluciones son más de índole político que técnico?

- Sí, porque sin vocación anticipada de prevenir no hay forma de hacer acciones. La prevención requiere dinero y gente. Se necesita decisión política con estas cuestiones.

-¿Está incorporada la gestión del riesgo a la gestión local?

- La respuesta es muy diversa, tanto como modos de gestión local existen. Quien quiera hacer carrera política tiene allí una posibilidad muy grande. El tema es cómo se operativiza porque este tipo de cuestiones requiere consenso con las fuerzas vivas. Se requiere vocación de prevenir. Además tiene que hacerse con la gente que es la manera correcta de trabajar en estas cuestiones.

Esto no se hace parcialmente ni acotado a un período gubernamental. Debe ser parte de una estrategia que trascienda la coyuntura. Una estrategia de prevención asumida como parte de la vida cotidiana de la gente. Una cultura que se debe gestar con dinero y personal capacitado, al modo de cada sociedad porque no existe una receta única. Las recetas del exterior -que tienen su valor- fracasan porque no se pueden aplicar de manera directa. Dejan de lado lo esencial que es la cultura, la forma de trabajo político y de resolución de problemas de cada sociedad.

Cada perfil local demanda refuerzos y capacitaciones en algunas áreas y no en otras. Es un trabajo a mediano y largo plazo para modificar las pautas culturales. Se necesitan recursos, personal estable en el tiempo y un pacto social de querer afrontar esto con seriedad.

 -¿Con qué tipo de experiencias contamos?

- Acá hay experiencias que avanzan hacia lo positivo y mejoran las respuestas. Pero se trata de procesos, no de productos. Esto es un proceso que no termina. Por más que nos vayamos arrimando, siempre van a faltar “cinco pal peso”. Estamos frente a un proceso que tiene productos que van mejorando. La naturaleza es dinámica y la sociedad también. Existen componentes que se reconfiguran permanentemente y hay que estar atentos a las  evaluaciones y ajustes como plantea la metodología de FLACSO. Así es la gestión pública.

Si como político invertís en atender a alguien que padeció una catástrofe, o que está en malas condiciones por una catástrofe, hay un rédito político. Por el contrario, cuando prevenís la gente no se da cuenta que evitaste accidentes o casas inundadas porque es algo que no pasó. Es un aspecto importante de la cuestión: abordar el problema allí, donde no es evidente sino potencial. Por eso es riesgo y no catástrofe. En la potencialidad no actúan Defensa Civil o Cruz Roja, actúan Salud Pública, Asistencia Social, Educación, Infraestructura. Intervienen todas las otras áreas que tienen que ver con la calidad de vida de las personas. Los conceptos claves son concertación, coordinación y proyecto estratégico de la sociedad.

¿Cómo modifico pautas de acción básicas donde es necesaria la colaboración o la concertación, cuando la lucha política es tan cruel y salvaje? El político que invierte en prevención ¿tiene rédito después? Su comunidad estará en mejores condiciones pero luego ¿lo van a votar más? También hay que ver eso. Allí entra a jugar no solamente la cultura política existente sino también la forma en que reacciona la población ante algunas acciones de gobierno. Por eso digo que es a largo plazo.

¿En el medio quiénes están? Los técnicos de planta del Estado, con larga duración, que han visto pasar varias veces al enemigo muerto por la puerta de su casa. Porque son gestiones sucesivas a las que ya no les creen nada. Quien llega a la gestión desde la política, llega fresco y con ideas. Luego el sistema lo controla y condiciona. Así se plantean múltiples propuestas que no tienen aplicación. Las que sobreviven y se aplican, luego no sobreviven al cambio de gestión. Son fuerzas que van más allá de la voluntad de un político y traman una realidad muy compleja. Tienen que ver con la cultura política de nuestro país.

 -Ante las catástrofes ¿tenemos tendencia a dar respuestas ingenieriles?

- Si, y no solo nosotros. En general se dan respuestas coyunturales, basadas en soluciones ingenieriles.

 -¿Cómo se cruza esto en relación a las obras físicas como amplificadoras de riesgos?

- Tiene que ver con el desempeño institucional y con el hecho de no encuadrar las obras físicas en un contexto estratégico más diverso. Las obras físicas en sí mismas no son buenas ni malas. A veces sirven, a veces no. Son importantes pero también es importante ver qué impactos pueden traer. El caso de Santa Fe, es paradigmático en ese sentido. Santa Fe 2003 y Santa Fe 2007.

Recordemos que en 2003, se inundó y el agua alcanzó más nivel dentro de la ciudad que afuera porque no está terminada la defensa. Restan 300 mts por cubrir. Por allí entra el agua. El resto funciona como dique, no deja salir el agua. La lucha se plantea entre el concesionario de la defensa (la autopista Santa Fe–Rosario) con las autoridades que querían dinamitarla para que el agua saliera. Dos días perdidos en esa discusión. En ese tiempo el agua pudrió todo. No quedo nada salvable. ¿Por qué no le dijeron a la gente que esto podía pasar? Primero, era impredecible que pasara. La inundación se veía venir hacia seis días pero nunca se pensó que iba a suceder algo así. Se superpuso la inundación con un fin de semana en que había elecciones. Ninguna autoridad pudo poner la cabeza en el tema. Fue una bomba de tiempo, una situación donde la obra, en lugar de funcionar como protección o anulación del problema, operó como amplificadora. También funcionó como amplificadora por el manejo institucional.

Luego, en 2007, en vez de entrar el agua desde los ríos -la defensa ya estaba terminada- el agua cayó sobre la ciudad y alrededores y la defensa funcionó otra vez como dique porque las bombas no andaban correctamente. 

Es decir, con la defensa sola no se hace nada, hay que contar un plan de mantenimiento, realizar simulaciones, observar si funciona o no para que, llegado el momento, se encuentre disponible. Hay que tener un procedimiento en el tiempo. La gente no quiere el problema en la casa. Pero la casa necesita mantenimiento. Si no cambio los cueritos de la canilla, no llamo al plomero cuando se tapa la cañería, la cosa deja de funcionar, está ahí pero no la puedo usar y eso amplifica el problema, lo hace más grande.

 -La variabilidad del clima nos expone a eventos extremos. Las recomendaciones internacionales son de adaptación y vienen con paquetes metodológicos que no siempre resultan apropiados ¿cómo se aborda el tema?

- Con la cuestión de la adaptación hay que tener cuidado. No estamos hablando de adaptación de una planta o un animal que sobrevivió a situaciones extremas. Se comienza a hablar de adaptación y no de tratamiento de vulnerabilidad porque aún si dejamos de emitir, los impactos del clima se van a seguir produciendo. Supongamos que todo el mundo deja de emitir CO2. Aún así, lo que ya se emitió va a impactar a 40 o 60 años. Eso dice la bibliografía y los expertos internacionales. Entonces plantean que mitigar y bajar la vulnerabilidad no tiene sentido, por eso hay que adaptarse. Ese “adaptarse” puede tener distintas lecturas ¿Es un sálvese quien pueda? el que puede se adapta y el que no, no. ¿Es Darwiniano? ¿Es biológica esa adaptación? No. En la sociedad la principal estrategia de adaptación es el proceso desarrollo. ¿Por qué hablamos de adaptación y no de desarrollo? El desarrollo económico y la democracia son las dos grandes estrategias de la modernidad. Según cómo se lleven a cabo y se implanten van a permitir que más gente esté mejor o peor. Son esas dos cuestiones entrelazadas, el modelo político y el económico. El marco es desarrollo y democracia ¿por qué abandonarlo? Lo que hay que hacer es perfeccionarlo. Si ese es el proceso de adaptación sí, estoy de acuerdo. No concuerdo con una adaptación donde algunos deban resignarse a pasarla mal y otros con condiciones previas solucionadas, se organicen para pasarla bien.

Todos estamos en el iceberg, algunos están arriba y otros abajo. Este es un razonamiento desde el punto de vista conceptual: qué estamos hablando cuando hablamos de adaptación. Existen autores interesantes como Darcy Ribeiro o Pierre Bourdiere que hablan de la cuestión adaptativa desde otro lugar. Este no es un término ajeno a las ciencias sociales pero hay que hacer la aclaración. Dicho esto; al hablar de adaptación, tenemos que ver la heterogeneidad de situaciones sociales. Ir al concepto clave del riesgo que es la vulnerabilidad. Cada grupo social tiene factores positivos y negativos que hacen que su vulnerabilidad sea particular; un perfil de vulnerabilidad particular para ese sector.

Las políticas de respuesta y de adaptación tienen que reconocer esas particularidades de vulnerabilidad y capacidad y ver cómo ponerlas en juego para que la exposición ante fenómenos nuevos, o más intensos sea menor. Que el resultado tenga un costo social menor para cada sector social.

El cambio climático no es bueno ni malo, es parte de los procesos de la naturaleza. La naturaleza ha cambiado, esa es su particularidad, ser dinámica. ¿Cómo enfrentarlo? Primero reconociendo esa condición y luego frente a ese dinamismo, reconociendo que no estamos todos en las mismas condiciones ni tenemos las mismas necesidades.

 -Hoy se discute si la inteligencia climática es un bien común o pertenece a ciertas agencias o empresas. ¿Cuál es la reflexión al respecto?

 

- Para nosotros también es nuevo. Queremos que lo que investigamos sea útil. Esto en algunos sectores de las ciencias sociales o del mundo académico no es visto con interés. Nosotros, en particular, tenemos una idea de transferencia muy fuerte. Pensamos que generamos herramientas útiles para mejorar la situación de la gente y tratamos de hacer transferencia y brindar ayuda a las instituciones que atienden estos temas.

COMENTARIOS (6)

Leer todos los comentarios
crorkz matz

b4hNX6 Thank you ever so for you article post. Want more.

crorkz matz

niIvPC A big thank you for your blog post.Much thanks again. Will read on...

matzcrorkz

TC3sSG Im grateful for the article.Thanks Again. Will read on...

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.