Viernes 21 de Julio de 2017 - 19:38hs. - República Argentina Edición # 1743

Revista #36 Marzo 2010 > Editorial

EDITORIAL 2010 MARZO: ¡AVANTI BUITRES!

El negocio del capital especulativo está en la espera paciente de las ganancias extraordinarias. ¿Cuáles son las verdaderas motivaciones para que la oposición al gobierno nacional pueda objetar el pago de la deuda externa?


Por Juan Manuel Fonrouge

Una oposición definida por su discurso de que “Argentina está fuera del mundo”, que ha sido parte medular de gobiernos que han desangrado a los trabajadores, mediante ajustes al gasto fiscal en áreas tan sensibles como educación, salud, previsión social y salarios públicos.

Los que han frenado el desarrollo de la economía, destruido la industria, que han privatizado todo el patrimonio nacional con el solo objetivo de obtener divisas para sostener la sangría del modelo de paridad cambiaria, y que han vuelto a endeudar a la Argentina repetidas veces, para pagar vencimientos de una deuda externa ilegitima, que se negaron a investigar cuando era el momento, en una económica deficitaria y con escasez de reservas.

El mundo miserable es un estrado (o la foto sin Menem)

Un ex representante de la banca J.P Morgan, responsable como Presidente del Banco Central de la pesificación asimétrica, funcional a los grandes intereses financieros, como Alfonso Prat Gay.

Un ex Presidente de la nación, como Adolfo Rodríguez Saá, quien anunció el default de la Argentina como un triunfo revolucionario, pero que renunció al otro día sin hacerse cargo de su decisión, para aliarse con Carlos Menem.

La trova radical, de la mano de Gerardo Morales, Oscar Aguad y Ernesto Sanz, que fueron espadas de un gobierno como el de Fernando de la Rúa, que al anunciar nuevos endeudamientos externos para pagar vencimientos de la deuda, como el “blindaje” con el FMI y el “megacanje” previo al corralito, expresaba en un spot televisivo “qué bueno es dar buenas noticias”, mientras la Argentina parecía retroceder a la edad de piedra.

Una senadora de la Coalición Cívica, como es María Eugenia Estenssoro, ex dirigente del partido Acción por la República, cuando era presidido por Domingo Cavallo, quien socializó la deuda privada durante la última dictadura militar, además de las medidas nombradas más arriba, tomadas durante el último gobierno radical.

Y finalmente, los menemistas del Penonismo Federal, a los cuales puede achacársele todo junto y mucho más, son los que encabezan la andanada opositora para que Argentina se libere del endeudamiento externo, y que osaron sacarse la foto más freak que se recuerde en la política argentina de los últimos años. Paradojas de este país virtual.

Buitres a la espera de mi caída están

Por un lado, una parte de la oposición, acompañada de algunos sectores económicos, sostiene una estrategia destituyente, la cual, por si alguno tenía dudas, ha quedado más que evidenciada en recientes declaraciones de Alfredo De Angeli, Elisa Carrio, Hugo Biolcatti y Eduardo Duhalde, por citar a los más representativos.

El objetivo es claro: no llegar con este gobierno al 2011. Los motivos: analizan que la elección se pierde, o se puede perder, o que en su defecto, algunos sólo pueden llegar a ser (o volver a ser) presidentes, con un golpe civil y financiero y el camino es la crisis institucional profunda.

Para el resto de la oposición, más democrática, pero generalmente temeraria e irresponsable, el objetivo está en ser una máquina de impedir, de criticar, de “poner palos en la rueda”, con el objetivo de debilitar a la figura presidencial y a sus funcionarios más cercanos, pero sin un plan de gobierno. Una ensalada de variopintos representantes de facciones partidarias que durara mientras el rechazo a este gobierno los una.

Y los medios de comunicación, ubíquelos donde usted prefiera.

 No digas tu verdad ni al más amado

El otro argumento, expresado por el Gobierno, es que la oposición prefiere realizar un ajuste, o sea, un recorte del presupuesto previsto para el funcionamiento del sector público y sus compromisos y deudas sociales, algo comprensible, teniendo en cuenta que es la única forma con la que han sabido pagar los vencimientos de la deuda cuando le toco gobernar, junto a volver a endeudarse, acrecentando la pesada carga de la deuda externa de la democracia.

Pero, de forma conciente, o haciendo el papel de “idiota útil” (hay muchos idiotas en la oposición que apenas saben donde están parados, tan solo hace falta escucharlos unos minutos), la oposición representa el interés de los fondos buitres.

Los buitres enemigos, un castigo que he ganado

Como en toda operación económica, una negociación anticipada, sobre todo tratándose de acreedores de un país que se declaro en default, puede aparejar beneficios a partir de una quita.

El objetivo del gobierno nacional, con esta medida de anticiparse al pago de los vencimientos, es que el canje de los bonos de la deuda sea ventajoso para la Argentina, con una quita del 65% de los bonos emitidos en el 2005. Además del objetivo de normalizar las relaciones económicas y financieras con el extranjero.

La oposición que hoy busca impedir esto, está siendo funcional, como dijimos anteriormente, a conciencia o siendo “idiotas útiles”, al objetivo de los fondos buitres, que prefieren la paciencia de la que hablamos al principio, propia de los buenos inversionistas, para que la deuda, sea pagada en el 2012.

En ese año, gobierne quien gobierne, y mientras no sea cancelada la deuda con anterioridad, los fondos buitres y sus representantes políticos pueden presionar para que la deuda sea pagada con mayores beneficios para los bonistas, con una quita de intereses menor, o incluso nula.

Mientras tanto, el Banco Central seguirá acumulando reservas, mientras exista una oposición que logre impedir la utilización de las mismas, o sea el propio Presidente del Banco quien lo impida, como ocurrió con Martín Redrado (recordemos que el ex presidente del Banco impidió que YPF fuese comprada con reservas, entre otras medidas).

En definitiva, con un Banco Central con mayores reservas, el Gobierno no tendrá excusas para exigir una renegociación de la deuda y una quita, ya que contaría con los dólares necesarios para afrontar los vencimientos.

Buitres rapaces maldicen mi suerte

Volviendo a la pregunta del principio, los que en estos momentos no quieren pagar los vencimientos de la deuda externa, son aquellos que, en una evidente posición antinacional, no quieren una quita del 65%.

Estudios jurídicos, consultoras, radicadas aquí o en el extranjero, de argentinos funcionales a la especulación de estos capitales, son, fundamentalmente, los que pueden ejercer presión para esta situación insólita y absurda se sostenga en el tiempo.

Como representantes de esos intereses, o siendo manipulados por sectores del poder económico que representan a estos fondos buitres, la oposición no está simplemente en contra del pago con reservas del Banco Central, sino que está en contra del pago de la deuda en estos momentos, para evitar la quita del 65% de los intereses.

La pregunta sigue siendo hasta que punto la oposición está siendo manipulada por sectores funcionales, operadores de los tenedores de bonos, o son ellos, sin intermediarios, los representantes de esos intereses.

Descubrir los verdaderos intereses de la oposición, es desenmascarar el rol de los grupos económicos en la realidad cotidiana argentina. Muchas ollas se han destapado en estos años en relación a las presiones que ejercen grupos económicos y mediáticos sobre el poder político.

Conocer la verdad en estas esferas, es ampliar el debate democrático con quienes quieren retomar el poder con discursos que ocultan sus verdaderos intereses.

Nadie quiere vedar su participación democrática, simplemente, se reclama que expliciten sus verdaderas posiciones, eso también deberían aprenderlo del vanagloriado presidente electo de chile Sebastián Piñera, quien gano con una posición abiertamente de derecha y funcional a los grandes intereses económicos.

Para el resto, nos toca aprender de la necesidad de la unidad de los sectores nacionales, progresistas y de izquierda, para no ser presa fácil de los buitres rapaces que maldicen la suerte de este país desde hace 200 años.

* Título y subtítulos pertenecen al poema ¡Avanti Buitres! de Pedro Bonifacio Palacios, más conocido como Almafuerte.

COMENTARIOS (23)

Leer todos los comentarios
UYXeSwsDoG6w

That's a creative answer to a diifucflt question

kPJUkFUcz

Buub!!! Tienes que elegir un sitio sin bertius, o acabare1s hecho pedacitooss!!xDDDD Claro, que la playa tampoco es opcif3n, con tanta gaviota y tanto gusanejo...

9BN0O0JpwpZ

It's a relief to find soemone who can explain things so well

AGREGAR COMENTARIOS

La finalidad de este servicio es sumar valor a las notas y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad de los textos, y el buen uso del lenguaje: las malas palabras y los insultos no serán publicados.